El hallazgo arqueológico más importante de Panamá de los últimos 70 años se presenció en el Parque Arqueológico El Caño, provincia de Coclé a 185 kilómetros al oeste de la capital panameña.

“Se ha encontrado El Dorado de Panamá”, comentó la arqeóloga Julia Mayo -en referencia a la leyenda de los españoles en busca de grandes tesoros de oro hace cinco siglos- durante un acto organizado por la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación de Panamá (Senacyt), el Instituto Nacional de Cultura (INAC) y la National Geographic Society, quienes financian el proyecto.

Los investigadores hallaron también, un cementerio precolombino de “personajes de alto rango” de 700 a mil años de antigüedad, con seis tumbas cubiertas de oro, hueso y piedras semipreciosas y preciosas.

“La tumba de mayor dimensión tiene unos cinco metros de longitud por 3.5 metros de ancho, y en ella encontramos al menos 25 cuerpos, uno de ellos aparentemente de un gran señor, porque estaba cubierto con prendas de oro y de cobre, y con artefactos hechos con huesos de animales y piedras”, reseñó Mayo.

Las excavaciones de Mayo y del grupo de especialistas se iniciaron en el año 2006, en un área de unos 5 mil metros cuadrados, pero no fue hasta los años 2008 y 2009 en que se registraron los primeros hallazgos. Explicó que lo primero que se encontró en el 2008 fueron los restos carbonizados de las estructuras de maderas que cubrían algunas de estas tumbas, y luego al año siguiente se halló en una de ellas los restos del entierro de un pequeño bebé, con ajuares para personajes de alta alcurnia.

El editor para América Latina de NG, el mexicano Omar López, quien calificó el descubrimiento como el resultado del “amor por la arqueología” de Mayo y de “una bocanada mayúscula de suerte e inteligencia”, resaltó que “hay hallazgos que se dan una vez cada siglo, si acaso”, y anunció que el reporte que aparecerá en la edición de enero de la revistaserá titulado El Dorado de Panamá, las tumbas de los antiguos jefes de Centroamérica .

Asimismo en el informe de la revista se indica que “las impurezas naturales del oro apuntan a que el metal fue extraído y trabajado en la región, lo que zanja de una vez por todas el debate sobre la posibilidad de que los tesoros panameños fueran importados del sur”.

El hallazgo es importante ya que el cercano sitio Conte se conocía como un centro funerario para personas de alto estatus social, pero había escasos datos con relación a El Caño, indicó el director del Senacyt, Rafael Berrocal. Por otro lado López presagió que la edición “será histórica” , debido al contenido del artículo y de las fotos.

Texto: EFE
Fotos: El Universal.com.mx